DEJA TU RECLAMO
OFICINA VIRTUAL

Coopetel trabaja junto al SPLIF en un plan de disminución de riesgos contra incendios

A partir de un convenio de ayuda mutua entre la Cooperativa y el SPLIF se trabaja en la limpieza de bosque de pino ponderosa crecido en la Planta de Gas en sectores linderos a la Reserva Forestal El Guadal. Se prioriza la preservación de cipreses nativos tanto en las talas para la apertura del camino como en el trabajo de despejar cuatro sectores para ser utilizados como áreas de seguridad para vehículos, personal interviniente y pobladores vecinos. Asimismo, el proyecto incluye la construcción de dos reservas de agua permanentes con geomembrana como también el entrenamiento y capacitación del personal de Coopetel.

“Se trata de una deuda histórica que tiene Coopetel debido al estado de situación de los bosques de pino que hay en la planta de gas y en los alrededores, es importante contar con un plan de contingencias debido a que se trabaja con materiales combustibles en la planta. En los veranos aumentan los riesgos de incendios forestales y los pinos son un factor de propagación de los mismos, por eso se avanza en la apertura de caminos de emergencia y en la limpieza del bosque junto con el SPLIF, para esto además se contrató a un especialista en la materia que lleva adelante el proyecto”, explicó el presidente de Coopetel, Marcelo Contardi.

“La planta de gas de está ubicada en una zona de interfase de altísimo riesgo, debido a la presencia de vegetación sin tareas silviculturales dentro del predio y en adyacencias, con pobladores que viven en las inmediaciones también. Por eso era urgente y necesario comenzar con un plan de manejo integrado para el área boscosa en el que trabajamos en articulación con el SPLIF”, agregó Marcelo Ivandic, el asesor técnico en prevención de incendios de Coopetel.

La primera etapa de este proyecto busca disminuir la peligrosidad del sector a raíz de la selección, raleo y limpieza tanto del suelo como de la vegetación sin tratamiento. El objetivo es ensanchar una senda existente y transformarla en un camino que pueda ser transitado con seguridad por autobombas con capacidad de agua de hasta 10000 litros.

De esta manera se busca contar con un paso apropiado en caso de que se necesiten maniobras de ataque al fuego, de defensa del vehículo y que haya personal interviniente. A medida que se abren los caminos, se localizan las zonas donde hay cipreses nativos para priorizar su preservación.